Alérgenos de ácaros

  d1 Ácaros domésticos

Descripción del alérgeno

Dermatophagoides pteronyssinus

Familia

Pyroglyphidae

Los ácaros domésticos son una de las fuentes más comunes de sensibilización en todo el mundo. Los Dermatophagoides pteronyssinus, D. farinae y D. microceras existen en las mismas zonas, pero las proporciones relativas de su distribución varían geográficamente.

Los ácaros tienen un ciclo vital de unos 2-3 meses. Su tamaño máximo es de 0,3 mm. Viven en el polvo doméstico y proliferan en ambientes cálidos y de humedad alta. Los excrementos de los ácaros parecen ser el principal origen de la exposición alergénica. Tienen un tamaño aproximadamente igual al de un grano de polen, por lo que pueden ser fácilmente aerotransportados y penetrar en los alvéolos pulmonares.

Exposición al alérgeno

El polvo, las alfombras, las almohadas, los colchones y los muebles tapizados que contienen material biológico, especialmente caspa humana, son depósitos de ácaros domésticos. Otras fuentes de exposición son las casas con humedad (> 45% de humedad relativa) o las viviendas ubicadas a baja altitud.

Reactividad cruzada

Los alérgenos de los ácaros tienen determinantes tanto comunes como específicos de cada especie. Los determinantes alergénicos se comparten con otros ácaros de la familia Pyroglyphidae y presentan una alta reactividad cruzada con otras especies Dermatophagoides. Parece que existe una reactividad cruzada limitada con los ácaros de almacén (no piroglífidos). Algunas proteínas alergénicas de los ácaros como la tropomiosina tienen una gran reactividad cruzada con otros invertebrados como las gambas, los caracoles, las cucarachas y los quironómidos.

Experiencia clínica

Reacciones causadas por IgE

Estudios de personas alérgicas al polvo doméstico de todo el mundo han mostrado que los ácaros domésticos son una de las causas más comunes de síntomas como asma de tipo perenne, rinitis y conjuntivitis, a menudo con episodios nocturnos o a primera hora de la mañana.

Esto es una prueba de que la reducción de los niveles de alérgenos de los ácaros puede mejorar de forma importante los síntomas del asma. Hasta el momento, la única forma efectiva de conseguir una reducción permanente de los alérgenos de los ácaros domésticos parece ser la disminución de la humedad del aire y la temperatura, junto con una limpieza eficiente.