El papel de los autoanticuerpos

En el momento en el que el sistema inmunitario ataca las células del cuerpo, se inicia la producción de autoanticuerpos. Los autoanticuerpos son proteínas plasmáticas dirigidas contra las propias partes del cuerpo.

Los autoanticuerpos pueden afectar a todos los órganos, desde las células de las raíces de los cabellos hasta los riñones, y a veces pueden causar la destrucción total de los órganos afectados.

Los autoanticuerpos pueden ser la causa de la enfermedad autoinmune, pero generalmente solo son una señal de ésta, no su motivo. Se pueden detectar en la sangre mediante, por ejemplo, análisis de sangre de EliA, y pueden usarse como marcadores de diagnóstico de enfermedades autoinmunes específicas.