Anemia perniciosa

La anemia perniciosa es la fase final de una gastritis autoinmunitaria, da lugar a la destrucción de la mucosa gástrica y se puede pronosticar mucho antes de que aparezca clínicamente.

Solo una pequeña proporción (10 a 15%) de los pacientes con gastritis autoinmunitaria desarrollan anemia perniciosa. Sin embargo, con una prevalencia estimada del 1,9% en una población adulta occidental con 60 años de edad o más, la anemia perniciosa constituye la causa más común de déficit de la vitamina B12 en dicha población.

Aunque permanece "silenciosa" hasta la fase final, se puede predecir una lesión gástrica años antes de la presentación clínica mediante marcadores inmunológicos específicos de la autoinmunidad gástrica. La gastritis da lugar a una insuficiencia del factor intrínseco, una proteína que se une rápidamente a la vitamina B12 de la dieta y fomenta su transporte al íleon final para su absorción. Por tanto, la gastritis se expresa clínicamente como déficit de vitamina B12 asociada a anemia megaloblástica. La anemia se consideró "perniciosa" cuando fue descubierta, pero ahora se controla fácilmente mediante el tratamiento con vitamina B12.