Principio de la prueba ImmunoCAP ECP

La tecnología se basa en una capacidad de unión total extremadamente alta, que se consigue gracias a una alta capacidad de unión por miligramo de celulosa en combinación con una cantidad óptima de celulosa en cada fase sólida. Esto garantiza la unión de todos los anticuerpos relevantes, independientemente de la afinidad de los anticuerpos que proporcionan bajas uniones no específicas.

La fase sólida de ImmunoCAP consiste en un derivado de celulosa dentro de una cápsula. El polímero hidrófilo altamente ramificado proporciona un microambiente ideal para los alérgenos, uniéndolos de forma irreversible al mismo tiempo que mantienen su estructura original.

La prueba está diseñada como un inmunoanálisis en sándwich.

 
Anti-ECP, unido de forma covalente a la fase sólida, reacciona con la ECP en la muestra de suero del paciente.
Después del lavado, los anticuerpos marcados con enzimas contra ECP se añaden para formar una mezcla.
Después de la incubación, anti-ECP no unido a una enzima se elimina y la mezcla de unión se incuba con un agente de desarrollo.
Después de detener la reacción, se mide la fluorescencia del eluido. La fluorescencia es directamente proporcional a la concentración de ECP en la muestra de suero.